Atrévete: los 50 años, una buena edad para emprender

El mundo del emprendimiento suele estar conformado por jóvenes, que con sus deseos y ansias quieren comerse el mundo. No obstante, es un mundo que no está vetado para los más experimentados, ya que gracias a su recorrido también pueden aportar con sabiduría, vivencias y muchas veces con la calma necesaria para enfrentar momentos de crisis. De acuerdo a la consultora IT Hunter, emprender después de los 50 es un escenario absolutamente viable.   De acuerdo a la firma, que busca talentos en diferentes áreas de expertice, los principales rasgos de las personas sobre 50 años es la experiencia, gran valor para mantenerse vigentes y definir sus proyecciones en el mercado del trabajo.   Un profesional o ejecutivo de esa edad debe ser mirado como un verdadero aporte en las organizaciones, pues es mucho lo que puede entregar al desarrollo y crecimiento de ella, así como a las nuevas generaciones. No hay que olvidar que las “canas” o “heridas de guerra”, muchas veces, entregan la sabiduría y visión estratégica necesarias, explica un estudio de la firma.   IT Hunter expone que los 50 son un buen momento para independizarse y buscar emprender, ya que permite tener una claridad estratégica de lo que viene. Hoy los 50 de hoy son los 40 de antes, con personas de mucha energía aun, con una vivencia pocas veces igualable por los más jóvenes.   Es muy bien visto a esos emprendedores de cinco décadas el prestar servicios de consultoría, poder ingresar a una pyme atraídos por acceder a un porcentaje de participación a cambio de su experiencia y la mentalidad visionaria de apostar a un presente y futuro.   Ojo, para todo esto, quienes quieran emprender deben siempre inyectar mucho esfuerzo y trabajo para crecer con el tiempo. El impulso de los negocios requiere foco a nivel local, con amplias redes de contacto en Chile y en el extranjero. De no poseer esas características, la experiencia de emprender puede llegar a ser un mal sueño o un momento traumático.   Por: R.O.P. Villanueva Ahumada / Publimetro.

Como hacer un buen curriculum

El CV es tu carta de presentación a la hora de buscar trabajo. Por lo mismo, es muy importante confeccionarlo adecuadamente y hacer que despierte el interés de quien recluta. No existe un único modelo de CV, pero es importante considerar los principales ítems que un seleccionador debería encontrar en el tuyo.

No puedes olvidar:

  •  El CV debe ser claro, legible y estructurado.
  • Debe tener tres secciones: tus datos personales, aspectos importantes de tu educación y formación y tus experiencias y proyecciones laborales.
  • Te recomendamos no utilizar muchos términos técnicos, dificultan la lectura del CV.
  • No inventes actividades profesionales u extra-profesionales, los reclutadores la remarcan rápidamente.
  • Aunque tengas una gran experiencia trata que tu CV esté contenido en una página.
  • El CV no es una biografía. Escribe únicamente las experiencias que consideras importantes.
  • Trata de ser creativo en la presentación.

No debes hacer:

  • Incluir certificados de estudio ni de notas.
  • Incluir cartas de recomendaciones.
  • Incluir referencias, éstas se entregan en la entrevista si te las solicitan. • Usar pronombres como yo, nosotros o ellos.
  • Información personal (gustos, salud, afiliaciones políticas o religiosas).
  • Dejar lagunas de tiempo.

Cómo hacer tu CV, en tres etapas

Datos Personales

En esta sección debes incluir: tu nombre completo, rut, dirección, e-mail y principalmente tus teléfonos de contacto, es fundamental que éstos sean los correctos ya que es la primera vía de contacto que tiene el reclutador para contarte la oferta y posteriormente, citarte a una entrevista.

Educación y Formación En esta parte debes mencionar el o los colegios donde estudiaste y los años en que cursaste la enseñanza básica y media. En cuanto a tu formación profesional, debes incluir carrera, universidad o instituto y los años en que estudiaste. Aquí debes destacar tus diplomas, cursos, ayudantías, nivel de informática, qué programas manejas e idiomas extranjeros, precisando el nivel y estadías en el extranjero.

Experiencias y proyecciones laborales Debes tener en cuenta que tu CV lo leerán en 30 segundos, por lo mismo debes resaltar tus experiencias profesionales, principalmente, aquellas que son de mayor importancia para el cargo al que estás postulando. Para esto te puede servir recuperar frases de la oferta para mostrar que cumples con los requisitos. Para aquellos que no tienen experiencia, les recomendamos ofrecer su potencial. En esta etapa debes incluir la empresa donde trabajaste, el puesto ocupado, la misión realizada y el tiempo durante el cual desempeñaste esa función. Los logros o metas alcanzadas le dan mayor peso al CV.

En esta sección te recomendamos incluir aquellos trabajos temporales que realizaste mientras estudiabas porque reflejan iniciativa y motivación. Siempre debes comenzar desde la experiencia más reciente hasta la más antigua. Al final de tu CV, puedes incluir aptitudes no profesionales que entregan características de tu personalidad y le permiten al lector conocerte en otro aspecto. También debes incluir una carta de presentación, breve y clara, explicándole al seleccionador por qué te interesa participar en este proceso y cuál sería tu aporte real a la empresa.

Ya tienes listo tu CV, revísalo y si puedes, te recomendamos que un tercero lo lea para tener una crítica objetiva.

Mucha suerte.